Los ríos contaminados de glifosato en Jalisco

ABRIL.13,2021

herbicida que fue prohibido por el Gobierno de México por estar clasificado “como probable carcinogénico en humanos”, y que dejará de usarse hacia el 2024, fue vertido en ríos, arroyos, presas, humedales y canales de riego de Jalisco por la Comisión Estatal del Agua del Estado

Entre los años 2008 y 2012 la Comisión Estatal del Agua de Jalisco (CEA) vertió glifosato en diversos cuerpos de agua del estado, incluyendo ríos, arroyos, presas, humedales y canales de riego; un herbicida que ha sido prohibido por el Gobierno mexicano por estar clasificado “como probable carcinogénico en humanos”.



El pasado 31 de diciembre de 2020 el Gobierno de México publicó el decreto: “para sustituir gradualmente el uso, adquisición, distribución, promoción e importación de la sustancia química denominada glifosato y de los agroquímicos utilizados en nuestro país que lo contienen como ingrediente activo, por alternativas sostenibles y culturalmente adecuadas, que permitan mantener la producción y resulten seguras para la salud humana, la diversidad biocultural del país y el ambiente“.

La CEA de Jalisco asevera que la aplicación de glifosato en los cuerpos de agua se dio con autorización de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales

Una de las razones por las que se decretó la sustitución del glifosato fue: “Que en los últimos años, distintas investigaciones científicas han alertado que dicha sustancia química tiene efectos nocivos en la salud, tanto de los seres humanos como en algunas especies animales, y ha sido identificada como probable carcinogénico en humanos por la Agencia Internacional de Investigación de Cáncer“.

Pese a lo dañino del agroquímico, un informe obtenido de la CEA de Jalisco revela que este organismo aplicó glifosato en los cuerpos de agua del estado, durante la administración de César Coll Carabias, para el “Control de Maleza acuática”, según se señala en los registros obtenidos vía transparencia (recurso de revisión RR 81-2021).



La primera aplicación del glifosato se dio del 8 de febrero al 24 de abril de 2008, en la Presa La Vega y el Arroyo El Tajo, en Teuchitlán, para el “Control de Maleza acuática en 415 hectáreas”.