Los humedales olvidados

02/2021

La Federación Valenciana de Ecologistas en Acción cuenta por centenares los humedales que "ni están catalogados ni están vigilados y que nadie intenta salvar"

El 2 de febrero se celebra el Día Mundial de los Humedales. Esta es la fecha en la que en 1971 se firmó el Convenio Internacional sobre Zonas Húmedas en la ciudad iraní de Ramsar. Uno de los grandes logros de este Convenio fue la creación de la Lista de Humedales de Importancia Internacional. Conocido como la Lista Ramsar, este documento integra las zonas húmedas más importantes del mundo por su interés ecológico y para la conservación de la biodiversidad.

En la actualidad, la Lista Ramsar incluye 2.414 humedales de 171 países con una superficie total de 254.543.972 hectáreas protegidas, cifras que varían al alza de manera continuada. Desde 1982, fecha de su entrada en vigor en España, en el territorio español hay 75 zonas húmedas bajo el paraguas del Convenio Ramsar, con un total de 304.541 hectáreas.

Como dijo Voltaire, «antes de continuar, primero aclaremos los términos, después discutamos». Así describe los humedales Ecologistas en Acción: “Los humedales -marismas, marjales, prats, lagunas, desembocaduras de ríos y barrancos, embalses, balsas, saladares, charcas, etc.- son espacios acuáticos naturales muy valiosos, complejos y dinámicos, con una rica biodiversidad que garantizan los procesos ecosistémicos que permiten la vida en el planeta. Son fuentes de agua dulce y de alimentos, mantienen la biodiversidad, nos protegen de las inundaciones y desastres naturales, almacenan CO2, son auténticas depuradoras naturales, son esenciales para muchas actividades económicas y albergan una flora y fauna única. Por tanto, son esenciales para la vida”.

Los humedales olvidados
En el País Valencià se encuentran reconocidos siete grandes humedales RAMSAR (Albufera de Valencia, Marjal de Pego-Oliva, Lagunas de la Mata-Torrevieja, Marjal de Almenara, Prat de Cabanes-Torreblanca, El Hondo y Salinas de Santa Pola).

Sin embargo, desde 2018 no se han designado nuevos lugares de protección. “Existen demasiadas zonas húmedas olvidadas no reconocidas y no catalogadas por las administraciones y que tienen graves problemas para su supervivencia”, explica en su manifiesto la Federación Valenciana de Ecologistas en Acción.

“Una cosa son esos humedales que figuran en los grandes informes, en los convenios internacionales, en el catálogo de zonas húmedas o en las zonas de protección a nivel municipal y luego existen otros muchos humedales que están protegidos por la Ley de Espacios Naturales Protegidos de la Comunitat Valenciana, pero que ni están catalogados ni están vigilados y que nadie intenta salvar”, cuenta Quique Luque, su responsable de Conservación de la Naturaleza.

El Catálogo de Zonas Húmedas de la Comunidad Valenciana recoge cincuenta y tres humedales, “una cifra claramente insuficiente dada la gran cantidad de humedales presentes y no reconocidos”, que Ecologistas en Acción cuenta por “centenares”, por ejemplo:

Provincia de Alicante: las lagunas de Rabassa (Alicante); el Fondet de la Senieta en l’Altet (Elche); Embalse de Beniarrés y barranc de l’Encantá, (Beniarrés, Planes y Alcocer de Planes); Embalse de Guadalest (Guadalest, Beniardá y Benimantell), San Diego (Villena); Embalse de Amadorio (Relleu y La Vila Joiosa); Embalse de Crevillente; Saladar y lagunas de Fontcalent (Alicante); Fondo de Agost; Saladares de San Isidro de Albatera; Salinas de Cofrents; los Ojuelos, El Saladar y la Charca de los Cabezos en Villena; etc.

Provincia de Valencia: embalses de Bellús, Loriguilla, Benageber, Escalona, Tous, Buseo (Chera); laguna El Prao (Alcublas), Pla de Roser (Guadassur); Assuds y balsas de Cartet, Catadau, Domeño, Cova Fumà (Llombai), Pontón (Requena); desembocadura del barranco Carraixet (Alboraya), Estany Grand (Cullera), etc.

Provincia de Castellón: las desembocaduras de los barrancos y ríos como el Servol (Vinaròs), Aiguadoliva (Vinaròs); Sec (Benicarló), Alcalá (Benicarló), Chinchilla (Oropesa), Belcaire y El Fondó (Vall d’Uixó), etc; balsas como las de Sant Jordi y Traiguera; lagunas endorreicas como la de La Jana, Salzadella, Barracas, etc.; Lago verde (Alcora), laguna Rosa (Segorbe); charca Toll Negre en Traiguera; Albufera de Oropesa; Marjalería de Castellón; Embalses de Camarillas, Benitandús, Arenós, Sitjar, Regajo; Ulldecona, etc.

Las amenazas de los humedales
Según el manifiesto de Ecologistas en Acción, “el 90 % de los humedales del mundo han desaparecido desde 1970. Los que quedan están mal gestionados y tienen amenazas recurrentes”.

El urbanismo, los vertidos de aguas residuales y vertidos sólidos, los incendios, el turismo incontrolado, la extracción de agua del subsuelo o el imparable cambio climático se han convertido en amenazas en potencia de unos espacios naturales fundamentales para la vida abocados a pasos agigantados a la degradación más absoluta y, con ellos, la fauna y la flora que los habitan, condenadas a la desaparición.

Las reivindicaciones de Ecologistas en Acción
1. Dejar de destruir los humedales y empezar a restaurarlos.
2. Que las administraciones cataloguen, delimiten, protejan y vigilen, adecuadamente, todos los humedales que quedan en el País Valencià.
3. No represar más ríos ni extraer agua en exceso de los acuíferos ni crear más zonas de regadíos.
4. Evitar la contaminación de sus aguas y regenerar aquellas dañadas.
5. Educar a la ciudadanía sobre la importancia de estos espacios naturales y sus problemáticas.
6. Tomar medidas estrictas y planes reales de actuación para preservar su única y rica biodiversidad.

Link: https://cadenaser.com/emisora/2021/02/02/radio_alicante/1612282095_610539.html